Crean 'arte invisible' para que la gente lo imagine; se vende por 360 mil pesos

Aunque no lo creas en Nueva York se está desarrollando un proyecto para la creación del Museo del Arte Invisible.

En esta exposición se muestran diversas obras de arte invisible que tienen como objetivo que la gente imagine sólo leyendo la descripción del cartel hecho por el artista.

Esta historia nos recuerda al traje nuevo del emperador de Hans Christian Andersen, historia en la que un par de hombres deciden estafar a un rey y hacerle creer que crearon para él el traje más perfecto del mundo con la cualidad que sólo es visible para los inteligentes

De acuerdo con información de la BBC, la venta de una idea tomó cuerpo y se popularizó en New York, como reto al mercado y oposición al «facilismo» del Expresionismo Abstracto.

«La creación de un arte no visible es sin duda un juego de ideas entre artista y espectador. Seducción para el primero por su capacidad de convencimiento y reconocimiento social, y reto para el espectador que debe abrirse a la idea de lo no material como posibilidad de la existencia», dijo Rafael Díaz Casas, historiador de arte.

Recientemente un artista llamado Salvatore Garau decidió sumarse a este proyecto con una pieza para despertar la imaginación.

Una pieza sin forma, sin peso, ni color la cual llegó a alcanzar los 360 mil pesos mexicanos (alrededor de 15 mil euros) en una subasta.

La obra lleva el nombre de Io Sono que se traduce como ‘Yo soy’ y es una escultura intangible que fue vendida por la casa de arte Art-Rite.

Increíblemente, el comprador recibió consejos sobre cómo exhibir la obra invisible. Según el artista, se debe exhibir en una casa privada en un espacio sin obstáculos.

Otro caso es el de la actriz y productora norteamericana, Aimée Davidson, pagó US$ 10,000 dólares por una imagen invisible que nunca podrá ver.

La pintura se llama »Fresh Air” y su autor es el famoso y polifacético actor James Franco, gestor del proyecto, quien está tratando de llevar el arte conceptual a un nivel completamente nuevo.

Quienes compran las obras reciben un certificado con la siguiente descripción:

El aire que estás comprando es como un tanque con una cantidad ilimitada de oxígeno. Donde quiera que estés siempre podrás respirar el aire más delicioso y puro que la tierra puede producir. Cada respiro te da una paz infinita y salud. Puedes llevar esta obra de arte siempre contigo porque así donde quiera que estés podrás imaginarte respirando el aire más limpio de la cima de las montañas, campos o del océano.

Para financiar el proyecto, venden por internet obras de arte invisibles –instalaciones, esculturas, cuadros, fotografías, películas e incluso partituras musicales- por precios que oscilan entre los US$10.000 y los US$20.

Actualmente, el museo tiene una web site oficial donde se puede ver un video explicativo, en el que se intenta persuadir al público de que algunas obras de arte son tan conceptuales y geniales que tienen derecho a no materializarse en el mundo físico y son dignas de existir solo en la imaginación del artista.

Fuente: Excelsior