Cualquier empresa constructora, sin importar si se especializa en edificios o carreteras, necesita la maquinaria adecuada para entregar proyectos funcionales, duraderos y de calidad. Es un hecho que muchas compañías dedicadas a la construcción optan por la renta de equipos, según la obra que van a construir. 

Sin embargo, para aquellas empresas que construyen estructuras de la misma índole y de manera frecuente, resulta una buena idea considerar la adquisición definitiva de maquinaria. Si tú estás dubitativo entre rentar y comprar, a continuación, compartiremos 7 beneficios de comprar equipamiento de construcción:

  1. El precio disminuye si el uso es mayor

Un factor importantísimo a considerar es la frecuencia con la que se usaran cierto tipo de máquinas. Por ejemplo, si utilizas equipos como soldadoras, compresores, martillos neumáticos, revolvedoras o plataformas de elevación en el 100% de las obras, y estas se ejecutan religiosamente de manera mensual, entonces optar por la maquinaria en venta es la mejor opción. Así, en realidad estarás ahorrando dinero al comprar la maquinaria nueva y sacarle el mayor provecho, en lugar de rentarla usada cada vez que la necesitas.

  1. Resolverán problemas a futuro

Contar con maquinaria rentada resolverá tus necesidades de construcción hoy por hoy. Pero tener tu propia maquinaria, almacenada en tu propio espacio, te brinda la posibilidad de resolver problemas en un futuro. La compra de equipamiento le permite a una empresa constructura consolidar una misión a largo plazo y actuar con base en ella en cada proyecto.

  1. Si eliges una buena marca, aseguras eficiencia

Si piensas comprar maquinaria para tu negocio, la recomendación de los expertos es elegir las marcas más reconocidas a nivel mundial. Así, el rendimiento, la durabilidad y la eficiencia del equipo quedan garantizados aún después de años de uso. Vete por marcas como Genie, Shindaiwa o Hilti, que son líderes en el mercado.

  1. Aumentas tu reputación ante competidores

Si lo que estás buscando es cerrar un proyecto con un cliente importante, contar con tu propia maquinaria siempre te hará destacar ante otras constructoras. Y es que el hecho de que no rentes y tengas a tu nombre toda la maquinaria necesaria para una obra de construcción te otorga mayor credibilidad y profesionalismo, lo cual te hará ganar el sí.

  1. Ahorras tiempo de traslado 

Ten en mente que cuando rentas maquinaria, ya sea ligera o pesada, debes considerar algo de tiempo en el envío de dichos equipos. Porque muchas veces, las máquinas que requieres no están disponbiles o se encuentran en otra ciudad. Y el traslado puede llegar a tomar varios días hábiles, lo cual sin duda retrasará tu calendario de construcción. Por el contrario, al comprar maquinaria, te aseguras de siempre contar con los equipos necesarios para cada proyecto y aceleras tiempos de entrega moviéndolos de manera rápida y sencilla.

  1. Reduces tiempos de capacitación en cada proyecto

Una gran ventaja de adquirir maquinaria propia es que tu personal se puede familiarizar con cada equipo y convertirse experto en manejarlo, evitando así la curva de aprendizaje que existiría si rentaras equipos cada vez que se aproxima un nuevo proyecto de construcción. De esta manera, aquellos involucrados en la obra dominan el uso correcto de las máquinas y pueden instruir a las personas de nuevo ingreso, en lugar de acudir a la empresa que renta los equipos cada ocasión que se requiere de un equipo diferente.

  1. Ofreces mejores precios gracias al ROI rápido

Por último, no es ningún secreto que, a la hora de trabajar en una cotización para un proyecto, hay que contemplar los costos que supone la renta de maquinaria. Algo muy beneficioso de comprar los equipos y utilizarlos recurrentemente en muchas obras, es que el retorno de inversión sucede pronto, lo cual te permite ofrecer precios justos y accesibles a tus clientes con el fin de cerrar tratos más fácilmente.