El gobernador de Texas, Greg Abbot, publicó una orden ejecutiva con la cuál elimina las restricciones impuestas por la COVID-19, como el uso de cubrebocas, el distanciamiento social y el límite de ocupantes en establecimientos públicos.

De acuerdo con Reuters, esta orden elimina todos los requisitos de cubrebocas en el estado y prohíbe que cualquier jurisdicción local penalice a los residentes por no utilizar una mascarilla.

También elimina todas las restricciones a las empresas en condados que no tienen un gran número de hospitalizaciones.

Te pude interesar: Rusia trabaja en una vacuna que protegería del Covid-19 hasta por 13 años

Ahora, el mandatario enfrenta fuertes críticas de su partido, por eliminar las restricciones que impuso desde hace ocho meses.

Con los avances de la medicina, las vacunas y terapias médicas, Texas ahora cuenta con herramientas para protegerse del virus. Debemos ahora hacer más para recuperar nuestro sustento y normalidad con la apertura del 100% del estado. Pero no nos equivoquemos: COVID- 19 no ha desaparecido, pero claramente la vacunación ha reducido las hospitalizaciones y las prácticas de seguridad ya no son necesarias
Según la oficina de Abbott, para fines de marzo, todos los estudiantes de último año de universidades que quieran una vacuna podrán obtenerla.

El mandato levanta, de esta manera, el decreto del 13 de marzo del 2020, cuando declaró que Texas estaba en estado de desastre a causa de la COVID-19.

También revierte la orden que firmó el 14 de octubre pasado, para que los establecimientos operaran con un máximo de 75% de ocupación.

La medida llega mientras muchos estados y ciudades importantes de Estados Unidos experimentan una fuerte disminución en las infecciones y hospitalizaciones por coronavirus, lo cual ha llevado a las autoridades a aliviar las restricciones implementadas hace un año.

Fuente: ADN MX