Las consecuencias del calentamiento global impactan cada vez más en diferentes factores ambientales; las temperaturas sin precedentes aceleran el deshielo de los polos.

El año pasado, fue el sexto año más caliente de la Tierra, de acuerdo dos organismos de científicos estadounidenses: la NASA y la Administración Nacional del Océano y la Atmósfera (NOAA), esto lo dieron a conocer el pasado jueves mediante el monitoreo de registros y mediciones.

Los últimos ocho años han sido los más cálidos de las historia, según los datos de la NASA y NOAA; en un promedio de 10 años las variaciones naturales son de alrededor de 1.1 grados más altas que hace 140 años.

Para finalizar los científicos aseguraron que en dos años se registrarán nuevamente niveles récord en temperatura.