Morena y Jarocho dejaron en banca rota a Morelia
Morena y Jarocho dejaron en banca rota a Morelia

En banca rota, es como el gobierno de Morena dejó al municipio durante la gestión 2018-2021, que concluyó Humberto Arróniz Reyes, señaló el presidente Alfonso Martínez Alcazar, quien precisó que recibió una deuda de 749 millones de pesos, de los cuales 428 millones de pesos están en las cuentas bancarias, 260 millones etiquetados para planes específicos y 168 millones de pesos para pago de proveedores de bienes y servicios.

En entrevista, el alcalde refirió que se tiene un déficit por 321 millones de pesos conformado por pagos pendientes a proveedores y deudas no registradas en contabilidad, la cual no se podría pagar en 3 años que dura la administración.

‘Yo quiero decir, no nos alcanzarán los tres años para pagar todo lo que se debe, lo que necesitamos ahora es programar esa deuda… la diferencia es que el estado tiene una década en banca rota y el municipio tenía finanzas sanas, era el municipio que mejores finanzas tenía en todo el país y nos entregan un municipio en baca rota”.

En el desglose, el edil detalló que la deuda se conforma por 387 millones de pesos a pago de exigibilidad inmediata, donde se incluyen 240 millones de pesos de deudas en laudos laborales, un juicio firme a pago por 120 millones de pesos y un adeudo de 27 millones de pesos por un juicio perdido contra un proveedor de servicios de actualización catastral.

También te puede interesar: FNLS niega haber retenido a moradores y secuestrar Casa del Estudiante

Asimismo, habló de una deuda de 37 millones de pesos en pagos a contratistas, 65 millones de pesos a proveedores de bienes y servicios; adeudos por cuatro millones de pesos en combustible no registrado ni tramitado por la dependencia, así como otro tema con proveedores de bacheo.

«Ahora nosotros recibimos 387 millones de pesos de deudas no registradas, 387 millones de pesos, es una brutalidad, un desastre financiero”.

Martínez Alcázar, afirmó que el equipo jurídico estará trabajando en revisar y presentar las denuncias, ya que el dinero en caja no ayudará a pagar la deuda, por lo que para atender la quiebra económica municipal, es necesario un plan financiero emergente e inteligente, que defienda al gobierno de los laudos laborales.