Militares llegan y se van; Michoacán sigue en llamas

-




Décadas de estrategias fallidas contra el narco en Michoacán

Morelia, Michoacán .- Michoacán sigue en la lista de los estados más violentos del país, la delincuencia organizada avanza a pasos gigantescos, a pesar de las acciones de los mandatarios de los tres niveles de gobierno con el envío de fuerzas locales, estatales, federales y militares, las ejecuciones continúan a cada día.

Pero, hagamos un poco de historia, los últimos tres sexenios presidenciales han sumado más de 300 mil ejecuciones en el país, cifra que en lo que va de este último, se incrementó de manera magistral.

A la llegada al poder del expresidente Felipe Calderón Hinojosa, le declaro la guerra al narco en Michoacán, el 10 de diciembre del año 2006, se iniciaba el Operativo Conjunta Michoacán, donde miles de efectivos de las fuerzas del orden invadían el estado.

Por tierra, aire y mar ingresaban policías federales, Marinos, Militares, se instalaban retenes, cateos, a cualquier hora, la intención, capturar a los lideres delincuenciales que controlaban el Michoacán.

Esto detonó una ola de muertes en el país, durante su el sexenio de Calderón, fueron 60 mil ejecuciones, cifra que sería el costo de esta guerra por el control de su tierra natal.

También te puede interesar: Un muerto deja brutal choque de camionetas

Estas acciones militares tuvieron un impacto notable en el estado, principalmente en zonas de Tierra Caliente, Sierra Costa y Costa, donde se combina una serie de características de incalculable valor para los carteles, como son la existencia de una infraestructura adecuada para el funcionamiento de redes de comercio y exportación orientadas a la explotación minera y agrícola.

En el sexenio de Enrique Peña Nieto, la cifra de muertes se duplicó, 120 mil ejecuciones en el país, de nueva cuenta en la lista de estados violentos figuraba Michoacán, el desfile de gobernadores influía para que la delincuencia cobrara fuerza.

Sin embargo Peña Nieto decidió enviar a un emisario federal a tomar el control, Alfredo Castillo Cervantes se puso un plazo para expulsar a los narcos de Michoacán, sin embargo no generó el mismo despliegue militar que en el sexenio anterior.

Su estrategia fue armar a la ciudadanía, que cansada de estar sometidos por los delincuentes, buscaron en todos los rincones del estado a los capos, pero, muchos de los denominados autodefensas, al final, formaron sus propios grupos delincuenciales, que actualmente operan en varias regiones.

A la llegada al poder de actual Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, nada cambió, los delitos en su totalidad no descendieron, uno de ellos, el más complicado iba en aumento, en más de 4 años, se tiene el registro de más de 150 mil personas ejecutadas, lo que supera de manera mayúscula a sus antecesores Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón.

La disputa de grupos delictivos por el control de Michoacán cada día genera muertes, economía en descenso, éxodo de pueblos enteros, a pesar del arribo de más de 2 mil militares, que buscan erradicar esta violencia.

Síguenos en Google News para mantenerte informado: CB Televisión

ÚLTIMAS NOTICIAS




×

Hello!

Click one of our contacts below to chat on WhatsApp

× ¡Contáctanos!