Los jóvenes escriben...

Los espejos, ¿portales a otra dimensión?

Por Lía Gutiérrez

A pesar de que no se tiene muy claro el origen, se sabe que los espejos surgieron hace miles de años, aunque claro, no de la misma forma a como los conocemos ahora.

Los primeros prototipos se realizaban puliendo diversos materiales como la obsidiana, oro, cobre, bronce y plata.

Fue hasta 1835, que el químico alemán Justus Von Liebig, creó una técnica que a través del tiempo se fue perfeccionando para dar lugar a los espejos que conocemos en la actualidad.

Los espejos son objetos muy útiles que han pasado a ser imprescindibles en nuestra vida cotidiana, pues requerimos de ellos para poder observarnos a nosotros mismos.

Si lo pensamos bien, los espejos son la opción más cercana que tenemos para vernos, porque ni una cámara posee la precisión del ojo humano al momento de capturar  imágenes. Así que nos queda nuestra imagen reflejada, aunque en otro ángulo.

Ahora bien, esta característica es precisamente la que ha dado lugar a diversas teorías que aseguran que dichos objetos son portales.

TE PUEDE INTERESAR: ¿Qué significan los sueños?

¿Por qué se cree esto?

Sin duda alguna, la imaginación jugó un papel muy importante, pues a lo largo del tiempo se han creado muchas historias y leyendas que giran en torno a estos objetos.

Todos hemos oído alguna vez que los vampiros no pueden reflejarse en ellos o el cuento de Blanca Nieves en donde la madrasta posee uno parlante, también hemos escuchado que la persona que rompa uno tendrá mala suerte.

Otro ejemplo muy conocido está en uno de los libros de Lewis Carroll, “Alicia a través del espejo”, allí ella puede acceder a otro mundo a través de uno.

Las propiedades mágicas que se le han asignado a los espejos son numerosas:

Para algunos, los espejos han fungido como oráculos que permiten ver el futuro, el pasado o incluso observar lo que le está ocurriendo a una persona lejana en el presente.

También se tiene la creencia de que reflejan un lado oculto del ser humano, la sombra del alma; que cuando alguien muere se deben de cubrir para que su alma no quede atrapada; que absorben energía; y la más conocida de todas, que son portales a otros mundos o dimensiones.

Dentro la ciencia ficción existen tres tipos de portales, que son:

El portal espacio – espacio: conecta dos lugares dentro de un mismo plano o dimensión.

Portal vórtice: conectan dos planos dentro del mismo espacio. Pueden transportar entidades y energías.

Portal espacio- tiempo: conectan puntos distantes en el universo o permiten dar saltos en el tiempo.  

Los portales se pueden ubicar en casi cualquier lugar, siempre y cuando exista una cantidad considerable de energía que permita que estos se abran.

A los espejos siempre se les ha asignado la capacidad de absorber energía y multiplicarla por su capacidad para reflejar las cosas.

Es por esto que se cree que pueden conectar con otros planos y que seres de energía se pueden transportar a través de ellos para “jalarte los pies en la noche”.

Como ya mencionaba anteriormente, hay muchas historias que hicieron a las personas creer en estos mitos, pero solo son eso, historias que se fueron extendiendo a través del tiempo.

Botón volver arriba
Cerrar