El fideicomiso que servía para reparar los daños que causaban los fenómenos naturales como terremotos y huracanes que al no existir ahora, pone en cada año en riesgo las finanzas públicas.