Emma Coronel, esposa del narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán, se declaró culpable y aceptó los cargos de tráfico de drogas, lavado de dinero y controlar las propiedades comerciales y residenciales del capo, durante una audiencia en Estados Unidos.

La audiencia duró un poco más de una hora y se le dijo que podría hacerse acreedora a cadena perpetua, por lo que el 15 de septiembre le será leída su sentencia; sin embargo, la fecha podría ser cambiada.

El “¡Culpable!” de Emma Coronel sonó claro y preciso para los tres cargos que le leyó el juez Rudolph Contreras en una corte en el distrito de Columbia. Previamente ella aceptó haber discutido la acusación con su defensa y estar de acuerdo con lo que ahí se señalaba. También reconoció que eso la puede hacer acreedora a una pena de cadena perpetua y multas de hasta 10 millones 700 mil dólares.

Al inicio de la audiencia, el juez Contreras le explicó inicialmente el procedimiento y qué significaba declararse culpable. Le pidió claramente que se asegurara de entender a la perfección lo que le iba a decir y que de no hacerlo lo interrumpiera y preguntara a sus abogados.

“Está bajo juramento y sus palabras pueden ser usadas en su contra”, le recordó el juez a lo que Coronel respondió con un “sí, entiendo”. El juez le preguntó si los documentos le habían sido traducidos y ella también aceptó, antes de aclararle que había “acabado una carrera”.

Luego de que el juez repasara el reglamento de procedimiento que se lee a todos los acusados en su aceptación de culpabilidad, Coronel, quien cumple 32 años el próximo 2 de julio, dijo estar satisfecha con el mismo y aceptó que con dicho acuerdo renuncia al mismo tiempo a celebrar un juicio y a apelar la acusación.

El juez le explicó que no ha sido acusada por un gran jurado, al ella estar aceptando los cargos en su acusación.

Fuente: Milenio