Los jóvenes escriben...

El narcotráfico no solo se ha metido en nuestro país, sino también en nuestro léxico

El narcotráfico no solo se ha metido en nuestro país, sino también en nuestro léxico

Por Sara Gil

La lengua se encuentra en continuo cambio, un ejemplo de ello es el uso y desuso de palabras.

En el español de México se han comenzado a adoptar términos que son necesarios para entender el entorno social del país.

La ola de violencia que atraviesa México debido a la presencia de grupos criminales, que se dedican al narcotráfico, ha dejado un sinfín de términos que son exclusivos de este entorno.

Al leer una nota periodística, podemos encontrar  palabras como capulines, encobijados, levantados, etc.

TE PUEDE INTERESAR: Tres leyendas de Morelia

Estas palabras toman un significado diferente al emplearse para referirse a algo relacionado con el narcotráfico.

Atinadamente, los medios de comunicación utilizan este lenguaje en un tipo de jerga que ayuda a la economía del lenguaje.

Por ejemplo:

1.- “Encontraron un encobijado con narcomensaje”

2.- “Encontraron a un hombre asesinado, envuelto en una cobija y bolsas junto a un mensaje hecho por un grupo delictivo para amenazar a rivales”

Como se puede observar en los dos enunciados, el significado es el mismo, sin embargo, el primero sintetiza al segundo.

Esto se hace con la finalidad de que el texto sea breve pero conciso para que el lector no pierda el interés o el hilo de lo que se está hablando.

Uno de los mecanismos para la creación de palabras referentes al narcotráfico es a partir de la derivación, utilizando el prefijo narco, como “narcomanta”, “narcomensaje”, “narcopayaso”, “narcoguarida”, entre otros.

El sufijo narco es referente a la práctica antes mencionada y dota de significado a la raíz, haciendo que la palabra tome otro sentido.

Desde una mirada lingüística, sería interesante abordar temas como la formación de las palabras, como se ha hecho superficialmente en esta columna, y corroborar si se trata de una formación a partir de la derivación o se trata de una composición.

Asimismo, sería interesante hacer un diccionario de las palabras más complejas como encobijado, chapulín, hielero, embolsado, etc.

Hay que recordar que la lengua es un reflejo de la sociedad y es triste que sea necesario entender este tipo de jerga para poder comprender los sucesos que trascienden en nuestro país, ni hablar, solo nos queda decir  (deconstruyendo una frase de Porfirio Díaz) “Pobre de México, tan lejos de Dios y tan cerca del narcotráfico”.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar