Cerca de 280 millones de personas tienen depresión alrededor del mundo.

De acuerdo con la Organización Mundial de Salud (OMS) está enfermedad es consideraba recurrente en todo el mundo debido a que se estima que un 5 por ciento de la población a tenido episodios depresivos.

¿Cómo podríamos detectarla?

Esta enfermedad es el resultado de diversas interacciones complejas entre agentes sociales, psicológicos y biológicos; situaciones como lo son el desempleo, luto y eventos traumáticos, pueden ser los detonantes para sufrir depresión.

Aunado a esto el panorama que se ha venido suscitando desde el año 2020, ha sido un indicador para el incremento de esta enfermedad en personas de diferentes edades, debido a la contendía sanitaria por el covid-19.

Está enfermedad, (de acuerdo con la OMS) puede identificarse cuando la persona experimenta un estado de ánimo en el que se encuentra irritable, con extrema tristeza o con una sensación de vacío.

Además de presentar dificultad de concentración, sentimiento de culpa excesiva, autoestima baja, y una que se destaca es la falta de esperanza en el futuro, así como alteraciones en el sueño, pensamientos suicidas y cansancio o fatiga constante.

¿Cuándo pedir ayuda?

Los especialista aseguran se necesita pedir ayuda profesional cuando los síntomas están provocando una angustia significativa.

En el caso de percatarse de algún síntoma en una persona allegada a su entorno, es necesario recomendarle que acuda a un médico, psicólogo o psiquiatra para llevar a cabo un tratamiento específico.