Las malas lenguas

Después del niño ahogado quieren tapar el pozo

Después del niño ahogado quieren tapar el pozo

Dicen las malas lenguas, que tras la tragedia que se vivió en Morelia con la muerte de un niño en una escuela primaria de la ciudad, las autoridades educativas elaboraron una extraña estrategia para evitar algún accidente similar.

Fue el titular de la Secretaría de Educación en el Estado, Alberto Frutis Solís, quien dijo que fueron dictadas una serie de medidas a 11 mil planteles de educación básica en toda la entidad.

TE PUEDE INTERESAR: Balazos en la monumental sin respuesta de la autoridad

Tras la muerte del menor, el secretario señaló que la medida se tomó para evitar riesgos en menores en esta época de lluvias. “Hemos emitido una circular dirigida a todos los directores para pedirles que, en estos momentos de lluvia, si se percibe que va haber una tormenta, no permitir que los niños salgan al aire libre, no permitir que se acerquen a árboles, a puntas que pudieran convertirse en receptores de rayos.”

Frutis Solís compartió que entre las encomiendas que se hicieron a los planteles educativos están el que se revisen varillas expuestas, colocar pararrayos, y no permitir que los niños se acerquen a árboles mientras llueve.
Para muchos no es la medida más inteligente de los que nos gobiernan pero, para como están las cosas, de menos algo se les ocurrió.

Ni modo ya los mordió la viborita feliz

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar