Los jóvenes escriben...

¿Conoces la leyenda del triángulo de verano?

¿Conoces la leyenda del triángulo de verano?

Por Lía Gutiérrez

Cada año se celebra en verano, el festival de Tanabata (festival de las estrellas), en Japón. Así como el festival Qi Xi (la noche de los sietes), en China. En Corea es el festival Chilseok.

Todas estas celebraciones están acompañadas de fuegos artificiales y papeles de colores (con los deseos de los participantes) atados a ramas de bambú.

Tanabata
Tanabata

Los festivales tienen sus orígenes en la antigua leyenda del triángulo de verano, formado por las estrellas Vega, Altair y Deneb, de las constelaciones Lyra, Aquila y Cygnus, respectivamente.

La historia solo tiene variaciones en los nombres de las estrellas, la siguiente es la versión japonesa:

Según la leyenda, Orihime (Vega), era una princesa que se dedicaba a tejer las telas para vestir a los dioses, a la orilla del rio Amanogawa (Vía Láctea), pero a pesar de estar feliz con su trabajo, una enorme sensación de soledad la invadía.

Al ver esto, el rey de los cielos, Tenkou (su padre), quiso que conociera a alguien que le hiciera compañía. Le presentó a Hikoboshi (Altair), un pastor de bueyes que vivía al otro lado del rio.

En cuanto se vieron, ambos se enamoraron uno del otro. Al poco tiempo se volvieron inseparables y se casaron, descuidando sus actividades.

Orihime dejó de tejer y Hikoboshi dejó que su ganado se desperdigara por el cielo formando las estrellas.

Al enterarse de esto, el rey Tenkou se molestó y decidió separarlos.

TE PUEDE INTERESAR: ¿Estás pensando en hacerte un tatuaje? Lo que tienes que saber antes

Tiempo después, al notar la gran tristeza de ambos, se compadeció de ellos y permitió que se vieran una vez por año: el séptimo día del séptimo  mes.

Así que en esa fecha, las urracas extienden sus alas para formar un puente sobre el rio de la Vía Láctea y de esta forma Orihime y Hikoboshi puedan cruzar para reunirse.

Orihime y Hikoboshi
Orihime y Hikoboshi

Esta leyenda no solo ha inspirado los festivales que llevan miles de años celebrándose, también se ha visto su influencia reflejada en las obras de diversos autores.

Un ejemplo muy claro está en la canción “Kimino Shiranai” de Supercell, que fue usada para el ending de Bakemonogatari, la primera de las 13 partes que conforman Monogatari series, la adaptación animada de las novelas ligeras de Nisio Isin.

En la letra de la canción se hace mención de esta leyenda.

Otro ejemplo de esta influencia se encuentra en el trabajo del mangaka Inio Asano, pues en una de sus obras más populares, el manga Oyasumi Punpun (buenas noches Punpun), que considero mi favorito, se ven claras referencias de principio a fin.

Además de la constante aparición de las estrellas, existe un triángulo amoroso en donde Punpun es Altair, Aiko, Vega y Sachi, Deneb. Esto se confirma cuando en una de las múltiples formas que toma Punpun, este adquiere cuernos que muchos creen son de demonio, pero en realidad son de toro para representar a Altair que era pastor de estos animales.

Punpun
Oyasumi Punpun

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar