Por Javi Romero

No es por presumir pero no solo tenemos una de las catedrales más hermosas del país, también tenemos uno de los Acueductos más bellos. Construido de cantera rosa robando miradas a lo largo de sus 253 arcos, uno de nuestros monumentos favoritos se mantiene casi como nuevo.

Desde 1785 el Acueducto servía para traernos a todos agua potable pero fue hasta 1910 cuando dejo de ser utilizado y se convirtió en una de nuestras más importantes piezas históricas. ¿Puedes creer que tenga tanto tiempo en nuestra ciudad? Todo es gracias a que se ha cuidado como una obra de arte y una vez fue restaurado.

Sin duda nunca te cansarás de recorrerlo de ida y regreso, sea caminando o en automóvil, el Acueducto de Morelia te encantará porque es imposible que cualquiera pueda ignorar su belleza y es una de las principales razones por las que podemos decir que nuestro Centro Histórico es Patrimonio Cultural de la Humanidad.