Ciudadanos viven inseguridad bajo las penumbras en colonia Esther Tapia
Ciudadanos viven inseguridad bajo las penumbras en colonia Esther Tapia

Comúnmente en Morelia, las luminarias funcionan como un servicio que le da a los ciudadanos más seguridad al momento de andar por la calle de noche, periodo en el que, como sabemos, los delincuentes aprovechan para realizar crímenes y esto se les vuelve una tarea fácil cuando alguna de estas luces proporcionadas por la autoridad comienzan a fallar.

Éste es el caso de la calle Julio Zinzer en la colonia Esther Tapia donde el funcionamiento de una luminaria ha parado por completo dejando un tramo del camino en completa oscuridad, poniendo alerta a los vecinos por posibles delincuentes que estén rondando la zona en búsqueda de un lugar donde puedan ir contra la ley sin ser vistos.

“Hay veces que yo estoy aquí 11-12 de la noche toda esta calle está obscura, toda esta área, muy, muy, muy, muy peligrosa. Sí es de vital importancia que las luminarias funcionen”, comentó Francisco Santa María, vecino de la calle.

Y lo peor aún, no es simplemente la falta de luz o el peligro para los hogares de los vecinos, muchas veces cuando las mujeres pasan por la calle de noche han sido víctimas de asaltos y, en ocasiones todavía peores, han llegado a sufrir violencia sexual por parte de los criminales.

También te puede interesar: Obra de salida a Salamanca causa estragos a los habitantes de la colonia Loma Real

“Cuando la hacen garras, ¿en qué sentido? pues le quitan lo que lleve en la mano, las manosean (…) a mí mismo sí me dan nervios, yo mismo tengo dos niñas y cuando van a la tienda yo siempre estoy aquí, y principalmente en esta calle que se apaga una luminaria y estamos en penumbras”, agregó Francisco.

Para los ciudadanos es indispensable se repare esta luminaria que ya lleva mucho tiempo sin ser atendida y está provocando una ola de inseguridad para los residentes de la calle Julio Zinzer donde, además, hay un parque que parece más un lote baldío y es donde las personas no deseadas de la zona se reúnen sabiendo que tienen a su disposición una vía oscura y solitaria donde pueden realizar fechorías.