Comerciantes de diversos giros ubicados sobre avenida Lázaro Cárdenas, Benedicto López y en el mercado Independencia, han tenido un baja en sus ventas un 80 por ciento mínimo, señaló Ricardo Ureña, locatario de la zona.

En entrevista para Grupo CB, aseguró que la situación es complicada, sin embargo, continuarán con el apoyo a transportistas, ya que el cierre de la vialidad prueba lo que podría ocurrir el caso de continuar con la rehabilitación de la avenida comercial más importante de Morelia.

«La situación ahorita si nos tiene totalmente boca abajo, porque las ventas si se bajaron un 80 por ciento mínimo, el ingreso de gente si es posible pero viaja menos gente, transporta menos gente, por lo consiguiente mucha de la gente que aquí se mueve trabaja por aquí, baja mucho la venta nos sentimos un poco tristes con la situación, pero esto es como un cáliz de lo que puede suceder si se realiza la obra»

Asimismo, refirió que hasta el momento como sector comercial no han tenido acercamiento con las autoridades, mientras que el sector del transporte público, tampoco ha llegado a ningún acuerdo, ya que solicitan que se repare el daño causado entre las calles Vicente Santa María y Virrey de Mendoza.

Ricardo Ureña, afirmó que la mayoría de los locatarios de la zona les han manifestado que están temerosos de no poder aguantar económicamente durante los tres meses que dure la obra.

«En su gran mayoría dicen que no quieren la obra, porque están viendo lo que puede pasar, con estos tres días que ha estado cerrado, están muy asustados, dicen que no podrían aguantar tres meses»

Finalmente afirmó que el costo por mantener una vialidad bonita, sería muy alto, por lo que pidió a los autoridades ser comprensivos y esperar a que pasen los estragos de la pandemia por Covid-19, ya que sería muy difícil poder sobrevivir a un cierre de la vialidad.