Las malas lenguas

¿Y se dirá en el Informe de Gobierno?

¿Y se dirá en el Informe de Gobierno?

Dicen las malas lenguas que por fin el Presidente Municipal de Morelia, Raúl Morón Orozco, aceptó que desde hace dos meses la inseguridad en la capital michoacana ha ido en incremento, es decir, durante su mandato y con su estrategia de seguridad.

Desde hace semanas los morelianos vivimos una ola de homicidios dolosos, robo a casa habitación, robos de vehículos y asaltos a transeúntes. Cifras que van a la alza y que seguramente no aparecerán en el Informe de Gobierno de Morón.

Sobre el tema de inseguridad que crece en todas las colonias y tenencias del municipio, el Presidente Municipal aseguró que trabajarán en conjunto con los diferentes niveles de gobierno para atender esta problemática.

TE PUEDE INTERESAR: ¿Y la ayuda, presidente?

“El tema de seguridad es un tema recurrente, hay una escalada de seguridad en Morelia, hace dos meses que se empezó a dar, espero que la reunión sirva, para que afine la estrategia todos los niveles de gobierno, todos y cada quien colaboramos para atender todos los problemas que se están presentando, los que pierden la vida son producto de encuentros entre estos grupos de delincuencia organizada, que al municipio, aún que no le toca, estamos ayudando”, señaló quien gobierna Morelia.

Morón Orozco puntualizó, que al gobierno municipal no le compete atender el tema de los distintos problemas ante el conato de violencia por el que atraviesa la capital, no obstante, estarán apoyando para combatirlo.
“He hecho mi mayor esfuerzo, me siento tranquilo conmigo mismo y esa es la principal satisfacción que tiene que tener uno, la gente juzgará, algunos seguramente con una visión crítica lo harán, otros seguramente reconocerán algún esfuerzo que se hace”, afirmó.

Ninguna autoridad se puede decir satisfecha con el tema que sin lugar a dudas es el que más preocupa a sus ciudadanos. Morón sabe que las cosas no marchan bien, y por el contrario ya es casi a diario un ejecutado diario en Morelia, esa no es una buena señal ni para los ciudadanos ni para quienes tienen o tuvieron el interés en invertir en la capital de Michoacán. Quienes gobiernan pueden maquillar sus informes, pero los ciudadanos saben que al menos en el tema de seguridad el gobierno en turno nos ha quedado mucho a deber.
Ni modo ya los mordió la viborita feliz.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar