Los Tiburones Rojos no tuvieron grandes incorporaciones, aunque buscarán bajo el mando de Guillermo Vázquez salvarse del descenso.

Si hay un candidato para perder la categoría en la próxima campaña, muchos colocan a los Tiburones Rojos de Veracruz, ya que la escuadra no tuvo muchas incorporaciones y aparece tener un plantel limitado.

Ante el mal relevo de José Santurino Cardozo en el Torneo Apertura 2017, los Tiburones apuestan por la experiencia de Guillermo Vázquez para buscar salvar la categoría. Vázquez logró un campeonato de Liga con los universitarios, además de acabar con una larga sequia para Cruz Azul darles el titulo de la Copa MX.

Debido a que les debían a los jugadores una quincena, los tiburones tuvieron que esperarse hasta las ultimas instancias para poder fichar jugadores. Aun con ello, lograron hacerse de los servicios de Carlos Esquivel del Toluca.

Como ha sido una costumbre ya para los del «Puerto», Veracruz nuevamente estará peleando por no perder la categoría, y aunque las expectativas son altas con Memo Vázquez en el banquillo, lo cierto es que el plantel todavía no luce demasiado competitivo como para no preocuparse por la quema porcentual.

Sorpresivamente y a diferencia de otros torneos, Veracruz prefirió mantener la base en el plantel y sólo tuvieron dos bajas, mismas que parecen no ser tan significantes para el club. Giovanni Hernández al Zacatepec y Kristian Álvarez a Leones Negros.

Los escualos son una de las plantillas menos caras en la Liga MX. Veracruz tiene un valor de apenas 25.10 millones de dólares. Con 1.8 millones de dólares, Cristian Menéndez es el jugador más caro del Puerto.

Con estos problemas no tiene mucha oportunidad de salvase del descenso y será el equipo que tienes mas posibilidades de irse.