Sergio Acosta. Tech Space
Imagen Ilustrativa

Tech Space: Servicios Cloud o en la nube.

 

Sergio Acosta

¿Qué son? 

Son servicios de tecnologías de la información contratados a un tercero, esto es, infraestructura, software y consultoria entre los más comunes; para no tener que adquirir y administrar completamente dichos aspectos de las tecnologias de la información. Por lo que no tendremos que comprar, en el caso de infraestructura, un servidor, acondicionar el espacio y los requerimientos energéticos y de ventilación, entre otros, así como adquirir los servicios profesionales o contratar a una persona que se dedique directamente a administrar y monitorear, sino que por un pago mensual se tiene el uso de un servidor con las condiciones adecuadas y la administración.

Tradicionalmente solo conocemos los servicios de almacenamiento (Dropbox, Google Drive, OneDrive, etc) pero tambien existen los servicios de procesamiento para ejecución de software ya creado o a la medida, o de interconexión refiriéndonos a las telecomunicaciones.

Ventajas

Como ya mencioné, una de las ventajas es que podemos aligerar nuestra «huella», por decirlo así, en el uso de espacios en la oficina, se facilita la administración y en caso de fallos se cuenta con un equipo de personas que se encargan de la resolución de problemas.

Estos servicios son ubicuos, es decir, que prácticamente sin importar el lugar del mundo podemos tener acceso a ellos. Así, si cambiamos nuestras oficinas, no habrá pérdida de operación en lo que a sistemas informáticos se refiere.

Desventajas

Las principales podrían ser:

La posibilidad de fallo generalizado en el proveedor; el caso más sonado es el acontecido recientemente con Amazon a finales de febrero, en el que un fallo en un centro de datos de Estados Unidos ocasionó la caída de varios sitios y aplicaciones a nivel mundial. Aunque cabe decir que estos casos son muy raros y son fácilmente remediables con planes de contingencia.

Otra desventaja son los múltiples proveedores y sus variaciones en los costos de acuerdo a las dimensiones del servicio a usar, aunque, ya existen personas con la experiencia y conocimiento en la realización de ello y podrían ayudar a escoger lo que se requiere.

En ocasiones, y dependiendo del uso, se requieren conexiones con un buen ancho de banda desde su oficina hacia el proveedor, al día de hoy sería un enlace mínimo de 10Mbps, para evitar retrasos en la operación desde su oficina aunque podría accederse con menos, eso si, sacrificando un poco la velocidad de respuesta de los servicios contratados en la nube.

¿Cómo ayudan a mi empresa, proyecto o aplicación científica o académica?

Suelen ser más baratos en tiempo y dinero, de acuerdo a las necesidades, que adquirirlo y mantenerlo en sitio, hablando tanto de infraestructura como de personas en su atención.

No se requiere espacio físico dedicado para adquirir servicios en la nube, bien podría operarse desde casa.

Los planes son altamente flexibles y en ocasiones gratuitos, dependiendo del uso y del proveedor.

La escalabilidad y la actualización son transparentes, es decir, usted como contratante no se da cuenta de ello.

Obviamente aumenta la productividad al tener una probabilidad menor de riesgo de fallo, así como por la disponibilidad y ubicuidad.

No importa el tamaño de la empresa, debido a la flexibilidad de estos servicios. Cualquiera puede contratarlos.

Los planes de contingencia por fallos están probados, auditados y son constantemente revisados para prevenir pérdida en la operación.

Sin duda, los servicios Cloud son una opción a la infraestructura física. Ahora bien, hay que poner especial atención en quienes diseñan y operan esta nueva infraestructura pues es también un trabajo especializado.

Sergio Acosta.

TW: @Karantani_en