Las malas lenguas

Se les queman las habas.

Se les queman las habas.

Dicen las malas lenguas que tal parece que a los miembros de la Iglesia Católica están desesperados por abrir las iglesias de nuestro país a pesar de que los niveles de contagios y muertos por Covid-19 están creciendo de forma alarmante.
Y es que se dice que la reapertura de iglesias en México podría ocurrir el próximo lunes 29 de junio.
En un comunicado, la Arquidiócesis Primada de México dio a conocer que cuando el Semáforo de Riesgo Epidemiológico en la capital del país cambie de rojo a naranja, regresarán las misas presenciales.
Ante la pandemia de COVID-19, la Arquidiócesis publicó las Orientaciones y criterios para el retorno gradual a las celebraciones litúrgicas con la presencia de fieles.
En el documento de la grey católica se detalla que las personas con síntomas o portadoras de COVID-19 no podrán por ningún motivo asistir a los templos, los sacerdotes deberán decidir, por salud o por edad, si participarán o no en las celebraciones; y que en todo momento se deberán respetar las indicaciones de la Secretaría de Salud pero no dicen quién estará al cuidado de los sacerdotes quienes en su mayoría son personas de la tercera edad y con múltiples problemas de salud.
Para que se vea que los padres son conscientes detalla el comunicado que adultos mayores y mujeres embarazadas se les recomienda evitar acudir a las misas dominicales, por ser el día de mayor afluencia, y en su lugar participar en los actos litúrgicos mediante redes sociales.
Además se precisa que todos los templos serán sanitizados y se tomarán las siguientes medidas: sana distancia al sentarse, uso de cubrebocas obligatorio, se proporcionará gel antibacterial, se tomará la temperatura a los fieles y habrá jergas con desinfectante para limpiar los zapatos de quienes entren y salgas de los templos.
Para muchos la medida es correcta y para otros apresurada solo el tiempo dirá quien tuvo la razón.
Ni modo ya los mordió la viborita feliz.

Botón volver arriba
Cerrar