Salud

Parálisis del sueño, síntomas y causas

La parálisis del sueño ocurre con mayor frecuencia en las personas que tienen narcolepsia o apnea del sueño, pero puede afectar a cualquiera, este trastorno se produce durante la transición entre el sueño y la vigilia, ya sea en los momentos previos a conciliar el sueño o en el momento del despertar.

Quien la sufre, despierta bruscamente teniendo plena consciencia de sus pensamientos pero manteniéndose paralizado físicamente, los episodios incluyen la imposibilidad de hablar o moverse al dormirse o al despertar, lo que suele prolongarse durante uno o dos minutos haciéndolo aterrador. Está aparece cuando las funciones motrices del cuerpo son bloqueadas al despertar o cuando el mecanismo se pone en marcha de manera prematura.

La sensación de miedo y las alucinaciones eventuales son provocadas por el estado de conciencia intermediario del cerebro que busca una explicación a la parálisis, y esta se puede deber al estrés, a la ansiedad, a la fatiga, a la modificación repentina del modo de vida (duelo, mudanza, nuevo trabajo) o a los horarios irregulares de sueño. También forma parte de los síntomas de la narcolepsia.

Los ataques a menudo implican sensaciones de terror, ira y de muerte inminente, ya que las alucinaciones suelen ser de carácter siniestro y malévolo. Es recurrente la visión de un ser grotesco que se sienta sobre el pecho y oprime la respiración. No existe, sin embargo, riesgo para la vida en ningún sentido, ya que nada de lo que vemos y oímos (e incluso olemos) es real, y la parálisis cede a los pocos minutos, normalmente a causa de un vasto esfuerzo por incorporarse o del contacto con otra persona que acude alarmada. Una vez despiertos del todo, es aconsejable levantarse y moverse; de lo contrario existe la posibilidad de volver a experimentar un estado de parálisis del sueño.

El tratamiento principal consiste en mejorar los hábitos del sueño (higiene del sueño), como ir a dormir a la misma hora todas las noches, procurar un entorno para el sueño cómodo y libre de distracciones, y evitar la cafeína antes de acostarse.

Fuente: muyinteresante.essalud.ccm.net

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar