MoreliaOpinión

Morón: aplicado en las marchas, reprobado en gobierno

Morón: aplicado en las marchas, reprobado en gobierno

Por: Eva E. Arreola

Ser gobierno no ha resultado tan productivo para el profesor Raúl Morón, como cuando dirigía a miles de maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) quienes, a su llamado, desquiciaban ciudades enteras colapsando calles y carreteras, sitiando plazas comerciales… paralizando bancos.

No pocas edificaciones de valor histórico, padecieron las embestidas de una turba de maestros dirigidos por el profe Morón en la década de los 90, al grito/consigna de ¡el maestro, luchando, también está enseñando!

Uno de estos episodios llevó a Morón a ser acusado, públicamente, de haberle prendido fuego a la puerta principal del Palacio de Gobierno, en la capital michoacana. Lo negó.

Hoy, varios lustros después, despacha en otro palacio: el del municipio. Es alcalde de Morelia, la ciudad que incontables veces tomó como rehén, siendo líder de la CNTE.

Y las cosas no le han resultado del todo bien. De acuerdo a El Universal, en un reportaje publicado el pasado 1 de julio, “la lista de municipios más violentos de Michoacán la encabeza Morelia, con 69 homicidios dolosos en los primeros cinco meses de este año”.

Los baches que prometió erradicar en sus primeros 100 días de gobierno, fue una promesa que se diluyó como el mismo asfalto ante el agua. Los habitantes siguen sucumbiendo ante el deterioro de las vialidades en toda la ciudad.

A pocos días de asumir el cargo, evidenció su falta de pericia política negándose a recibir, del saliente gobierno federal de Enrique Peña Nieto, el Ramal Camelinas, una de las obras de mayor impacto y modelo de ingeniería vial en los últimos lustros, para la capital del estado.

Eso sí, recibió sin titubeo –a finales de 2018- la invitación de un empresario para pasear en yate, en las azules aguas del Pacífico, con el sol, la arena y unas cervezas Modelo como testigos, golpeando contra las olas de austeridad republicana de la 4T.

Con esas cartas credenciales, y otras más, claro, el profe llegó a la prueba que realizó en junio pasado Campaigns & Elections, revista especializada en estrategia política, para medir quienes son los mejores y peores alcaldes del país.

Se realizaron 15 mil 600 encuestas en las 53 capitales y ciudades más importantes o reconocidas, preguntando a los entrevistados cómo consideran la calidad de los servicios como el alumbrado público, la recolección de basura, el suministro de agua y la pavimentación de calles.

Los resultados del llamado Ranking Nacional de Alcaldes de México, se dieron a conocer esta semana. Morón reprobó dramáticamente el examen; se ubicó en el lugar 38.

Lejos, muy lejos, quedó de los primeros lugares que se adjudicaron los alcaldes de León, Colima, Saltillo, Querétaro y Mérida, en ese orden.

Dicho de otra forma: el profe forma parte de la lista de los 15 peores alcaldes, lo cual no es una derrota del ex líder centista. Es una derrota para Morelia y todos sus habitantes.

Evidentemente, la 4T no llegó preparada a esta prueba llamada gobierno. No estudió la materia.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar