Dicen las malas lenguas que lejos está Michoacán de ser el estado seguro y tranquilo que nos prometen las autoridades.

Y es que en el informe mensual sobre incidencia delictiva, de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, se destaca que Michoacán, Guanajuato, Baja California, Estado de México, Jalisco y Chihuahua figuran como las entidades con más homicidios en México.

La autoridad federal reconoció que en 22 de los 50 municipios prioritarios para el combate a la violencia creció 32.8 por ciento el homicidio doloso.

Entre estos 22 municipios más violentos del país destacan, Zamora, Morelia y Uruapan, ademas de Fresnillo, León, Cajeme, Acapulco, Tlaquepaque, Mexicali, Irapuato, Monterrey, Zapopan, Ecatepec y Tlajomulco de Zúñiga.

Rosa Icela Rodríguez, titular de la dependencia, encargada de garantizar la seguridad de los mexicanos indicó que este despunte en los récords criminales se dio entre los meses de agosto y octubre.

La funcionaria dijo que se está trabajando con los gobiernos estatales a fin aumentar los patrullajes y acciones que contengan la violencia.

Sobre ello dijo “Se está trabajando en el reforzamiento en los municipios prioritarios, se incrementó el estado de fuerza en la zona”.

Por desgracias en el conteo no aparecen las ejecuciones múltiples de Zitácuaro y Tangamandapio ocurridas a inicios de la semana, sino las cifras serían de escándalo.

Ni modo ya los mordió la viborita feliz.