Una mujer fue sorprendida por un meteorito que cayó en su almohada, a escasos centímetros de donde ella dormía, al atravesar el techo de su casa, en la ciudad canadiense de Golden.

Al mirar alrededor vio que estaba cubierta de polvo, un agujero en el techo y que en su almohada había una roca ennegrecida del tamaño de un puño.

Al no saber qué hacer con la roca llamó al 911. Cuando llegó la policía y vieron el objeto notaron que no formaba parte de las obras que tenían lugar en una carretera cercana, en el Cañón Kicking Horse, y concluyeron que se trataba de un meteorito que atravesó el techo de la casa.

La mujer es consciente de que si la roca hubiera caído unos centímetros a la derecha la historia podría haber sido muy diferente.

Con información de Televisa.News