Quién no ha escuchado el nombre de Firda Kahlo y Diego Rivera, dos extraordinarios artistas consagrados, pintores de nivel mundial y dueños de una de las historias románticas más explosivas y controversiales.

Diego y Frida se conocieron en 1922 cuando Digo pintaba un mural en la Escuela Nacional Preparatoria, en ese entonces, ella de tan solo quince años y él de 35.

Por esa época Frida sufrió el terrible accidente que transformó su vida por completo y es durante su dolorosísima convalecencia que comienza a pintar. Ella encontraba en el trazo de sus pinturas un escape, la forma de representar el dolor que albergaba en sus entrañas.

Con el paso del tiempo Frida logró recuperarse y buscó a Diego para mostrarle sus pinturas, él quedó maravillado por el talento de la joven y fue entonces que comienza su historia de amor.

Desde que se conocieron, Kahlo era consciente de la promiscuidad en la vida de Diego, de su incapacidad para ser fiel a una sola mujer, pero a pesar de todo esto decidió casarse con él, en 1929. Fue entonces que se dio cuenta que no podía permanecer estoica ante las infidelidades de su marido que, comenzó a hacer lo mismo.

Una vida rodeada de excesos, peleas contantes y llanto, Frida describía a Diego como lo mejor y peor que le pudo haber pasado.

Llendo en contra de las indicaciones del médico por la mala salud de Kahlo e inmersos en una relación tan caótica, deciden concebir un hijo. Desafortunadamente para la pareja ella aborto a los pocos meses hundiendolos en una profunda tristeza.

En 1935 Frida descubrió que Rivera le era infiel con su hermana pequeña, Cristina Kahlo, esta infidelidad no fue como el resto, terminó fragmentando la relación de tal modo que decidido abandonar a Diego. En ese entonces tenían dos casas, cada uno vivía en la suya, pero se mantenían unidas por un puente.

Posteriormente, Frida abandonó la casa, hundida en una depresión fulminante, tiempo después mantuvo un amorío con Troski en forma de venganza.

Por ese tiempo regresan, pero a una relación totalmente diferente, estaban juntos, pero cada uno podía mantener relaciones extramaritales con quien le viniese en gana. Años después no soportan mas y la relación llega a su fin, al parecer ahora de manera definitiva.

Al año siguiente regresaron y contrajeron matrimonio nuevamente, a pesar de que Diego mantenía relación con dos mujeres al mismo tiempo, permanecieron juntos hasta la muerte de frida. Un año después Rivera se volvió a casar.