Las malas lenguas

La costa de Michoacán sigue en el abandono de AMLO

La costa de Michoacán sigue en el abandono de AMLO

Dicen las malas lenguas que a través del Congreso de Michoacán varios empresarios de la entidad pretenden lograr que el Gobierno Federal voltee a ver al puerto de Lázaro Cárdenas como un sitio estratégico de desarrollo de nuestro país.
Según se sabe, los diputados Araceli Saucedo Reyes, Antonio Soto Sánchez, Octavio Ocampo Córdova y Norberto Antonio Martínez Soto, se han pronunciado a favor de los sectores económicos y productivos del Estado de Michoacán, representados en voz del Gobernador Silvano Aureoles Conejo, para que se generen los incentivos fiscales necesarios para el desarrollo del Puerto, con la suma y respaldo del mandatario de Guerrero, Héctor Astudillo Flores quién también se ha sumado a la solicitud urgente de que López Obrador entienda el potencial que tienen ambas entidades.
A meses de cumplir el primer año del gobierno de AMLO no se conoce con precisión qué plan tiene para la costa de Michoacán y Guerrero.
Para varios especialistas económicos el Puerto de Lázaro Cárdenas es un punto estratégico para la inversión internacional, por lo que es necesario que la Federación comprenda que se trata de un eje de crecimiento para la economía nacional.
Mucho se insiste en lo poco aprovechadas que están las costas de ambas entidades, ya que la posición geopolítica natural de Michoacán, con 228 Kilómetros de Costa con el Océano Pacífico, hacen al Puerto de Lázaro Cárdenas un punto estratégico para el desarrollo de México, pero éste no puede darse sin los apoyos y estímulos necesarios para fomentar la inversión.
Empresarios, políticos y ciudadanos están urgidos de que el equipo económico del presidente defina la ayuda para los de Lázaro Cárdenas ya que la falta de oportunidades ha generado niveles históricos en la zona. AMLO tiene que detonar la costa de ambas entidades ya que el tiempo sigue pasando y la región costera sigue clamando por el desarrollo que durante décadas se le ha negado.
Ni modo ya lo mordió la viborita feliz.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar