La interminable obra que ha obstruido durante meses la avenida Lázaro Cárdenas, ahora provocó la mudanza de los comerciantes ambulantes.

Con la reconstrucción de la banqueta, locatarios se vieron obligados a desplazarse al centro de la avenida.

“Dijeron que nos iban a mover ellos y nos tuvimos que mover nosotros por nuestra cuenta”, comentó Lennin, locatario afectado.

Esta reorganización se presentó hace una semana, y los primeros negocios afectados tomaron la iniciativa de mover sus puestos.

“Está bien feo, nos podemos caer, la gente viejita vienen a comparar cosas se caen, los niños, pues no hay ventas”, señaló Isa Pérez, transeúnte de la avenida.

Los vendedores exigen al nuevo gobierno municipal concluya la obra lo antes posible para poder recuperar las ventas en los meses de noviembre y diciembre.