Comerciantes piden al gobierno los deje trabajar
Comerciantes piden al gobierno los deje trabajar

Comerciantes piden al gobierno los deje trabajar

Por: Miriam Meza

Tras ocho meses de negarles los permisos tolerados para poder trabajar, comerciantes que se ubican año con año en las inmediaciones del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, con motivo de los festejos patronales del 12 de diciembre, marcharon rumbo al primer cuadro de la ciudad para exigir a las autoridades les permitan vender, ya que su situación económica es complicada.

Mientras avanzaron del monumento a Lázaro Cárdenas rumbo a Palacio de Gobierno, fueron detenidos por elementos de la Unidad de Restablecimiento del Orden Público (UROP).

Con consignas como “Morón que puerta hay que quemar para dejarnos trabajar”, los comerciantes aseguraron estar a punto de caer en la miseria.

“Lo único que exigimos es que nos deje trabajar, estamos conscientes de la contingencia pero tenemos muchos problemas económicos como todos, queremos que nos dejen trabajar, eso es todo lo que pedimos, nos vamos a acatar a las medidas de sanidad, traer nuestro cubrebocas, gel antibacterial, la barrera si es necesario” afirmó el comerciante Sergio.

Asimismo, acusaron a los Gobiernos de no ser parejos, ya que los centros comerciales y mercados lucen abarrotados cada fin de semana, por lo que las determinaciones no han sido parejas.

“El Covid-19 no hay en las Américas, no hay en Electra, en Ceconexpo, en el centro, en la Plaza La Paz, es lo mismo que San Diego, pero hay otros interés”sentenció Marco.

También te puede interesar: Transportistas se pronuncian a favor de colocar Caña Fest

Asimismo, los comerciantes afirmaron estar en una situación económica grave, ya que no han recibido ingresos para comer y comprar medicinas.

“Yo soy viuda, tengo que tener dinero, de dónde, si no puedo trabajar, no puedo meterme a trabajar en ningún lado por la edad, no nos dejan trabajar, nosotros trabajamos en todas las iglesias y no nos han dejado trabajar” afirmó Lidia Sánchez.

“Yo soy una persona que soy diabética, y sin embargo, no me rajo a trabajar, gracias a Dios mi hija me ayuda a salir adelante, pero también en la casa se debe agua, hay que comprar gas, luz, comida, sin mentirle sabe cuánto debo de agua casi voy para los dos mil 500 pesos, porque no tenemos”, comento Francisca Herrera.

Mientras tanto, las inmediaciones del santuario se mantienen en resguardo por cerca de 100 elementos de la Policía de Morelia; así como cercada con vallas.