Nacionales

79% de los mexicanos necesitaría ahorrar 2 mil años para lograr el “fondo” que Peña se hizo en su sexenio

79% de los mexicanos necesitaría ahorrar 2 mil años para lograr el “fondo” que Peña se hizo en su sexenio

Logró ahorrar más de lo que tenía en el banco hace seis años, seguramente supo hacer un “guardadito” de su salario mensual.

Cuando inició su mandato, Enrique Peña Nieto tenía un año de haber concluido su gestión como Gobernador del Estado de México. Al recibir la banda presidencial, en sus cuentas personales contaba con 14 millones de pesos.

El próximo 1 de diciembre, al entregar la administración a Andrés Manuel López Obrador, Peña Nieto tendrá a su disposición poco más de 22 millones de pesos. Esa es la cantidad de dinero que mantiene ahorrada en una cuenta bancaria, un fondo de inversión, monedas y metales, el seguro de separación individualizado y otras inversiones.

Los ahorros del Presidente mexicano con la aprobación más baja de la historia de México se incrementaron 60 por ciento en seis años. Peña Nieto mostró en su sexenio una capacidad para guardar dinero de 1.3 millones por año, según un análisis de datos realizado por VICE a partir de las declaraciones patrimoniales alojadas en la Secretaría de la Función Pública.

Cualquier mexicano con un ingreso como el que tiene 79 por ciento de la Población Económicamente Activa –entre dos mil 400 y 12 mil pesos al mes–, necesitaría dos mil años de esfuerzo y un ritmo de ahorro de siete por ciento de sus ingresos mensuales (entre 168 y 840 pesos). Aun así, diversos estudios y encuestas muestran que la capacidad de ahorro de los mexicanos es muy baja.

Peña Nieto, sin embargo, logró ahorrar 8 millones de pesos, más de lo que tenía en el banco hace seis años, en buena medida porque seguramente supo hacer un “guardadito” de su salario mensual de 260 mil pesos.

Los beneficios principales provinieron de un fondo de inversión que se incrementó de 10 millones, en 2013, a 15 millones, en 2018. En ese mismo periodo el seguro de separación individual del que gozan los presidentes aumentó de 41 mil pesos a 3 millones de pesos. Su cuenta de ahorros también tuvo un aumento de 150 mil a 500 mil pesos. Otros rubros, como el ahorro en monedas y metales, se mantuvieron estables.

EL SEGURO DE 3 MILLONES

Aunque varios grupos protestaban desde el inicio de este sexenio, ante diversos observadores internacionales Peña Nieto encarnaba la esperanza debido a su proyecto de reformar varios ámbitos a través de modificaciones a la Constitución que sus antecesores, los panistas Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa, no consiguieron. El semanario británico The Economist bautizó aquel instante como The Mexican Moment.

Y en efecto, apenas en sus primeros meses de gobierno y arropado en el Pacto por México, un convenio firmado entre el Ejecutivo y los partidos de oposición, Peña Nieto logró 11 reformas en los sectores educativo, energético, fiscal, político y de telecomunicaciones.

La imagen positiva comenzaría a caer a partir de 2014. En un camino de Iguala, Guerrero, 43 estudiantes de la normal superior Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, desaparecieron, lo que tumbó hasta 39 por ciento la aprobación a la gestión del presidente. En noviembre del mismo año, una investigación periodística del equipo de Aristegui Noticias reveló que poseía una mansión adquirida a un contratista del gobierno, la llamada “Casa Blanca”, lo que hizo que el declive fuera más dramático. Como a ningún otro mandatario, en las manifestaciones callejeras se pedía su renuncia a gritos. El “mexican momento” comenzaba a difuminarse.

Mientras, el ahorro del Presidente continuaba a buen ritmo. Un ejemplo es el seguro de separación individualizado, prestación decretada en 1998 por el entonces presidente Ernesto Zedillo, que el Manual de Percepciones de los Servidores Públicos define como “un beneficio del seguro de vida correspondiente, el cual tiene como finalidad fomentar el ahorro de los servidores públicos de mando y de enlace, para el momento de causar baja o separación del servicio en la dependencia”. Se forma con una aportación voluntaria del funcionario que es duplicada por la entidad gubernamental para la que trabajó.

Cuando arrancó su gobierno, Peña Nieto tenía en ese seguro 41 mil 821 pesos. En 2014 –el año más crítico de su gestión– había reunido 560 mil 776 pesos. En 2016, ya contaba con un millón 698 mil 90 pesos. El año pasado declaró dos millones 322 mil 326 pesos. A la fecha tiene tres millones de pesos.

Vicente Fox, quien gobernó México de 2000 a 2006, se fue con 4.1 millones de pesos; Felipe Calderón, cuyo sexenio fue de 2006 a 2012, tuvo en ese seguro 3.7 millones de pesos. Y, aunque Zedillo lo decretó, no hay registros oficiales de a cuánto ascendió ese beneficio.

LOS OTROS AHORROS DE EPN

Además de ese seguro, Peña Nieto cuenta con una inversión bancaria personal en la que ahorró el primer año 150 mil 124 pesos. En 2014, el monto de esa cuenta se incrementó a 534 mil 565 pesos. En 2017 bajó a 150 mil 95 pesos; pero hoy está en 500 mil 939 pesos. Con subidas y bajadas, de 2013 a 2018, la cuenta personal del presidente se triplicó.

Lo que no varió fue la inversión en monedas y metales. Peña Nieto declaró en 2013 tener tres millones de pesos en este rubro, la misma cantidad que reporta tener ahorrada en 2018.

Su fondo de inversión sí fue en aumento. Empezó con 10 millones 684 mil 912 pesos, al siguiente año añadió dos millones 314 mil 567 pesos. En el siguiente ejercicio, hubo otros dos millones 345 mil pesos. En 2016 sumó un millón 539 mil 172 pesos. El ahorro en esa cuenta en 2017 apenas fue de 42 mil 738. Al dejar la casa oficial de Los Pinos, Enrique Peña Nieto tendrá en ese fondo 15 millones 740 mil 371 pesos.

El Presidente que está por concluir su gestión declaró otras cuatro inversiones. Si bien, hasta 2016, tuvo en las cuatro cuentas 123 mil 220 pesos, en 2018 tiene cero pesos en tres y 29 mil 768 pesos en una.

Durante el mensaje alusivo al Sexto Informe de Gobierno, Peña Nieto sostuvo que una vez sin investidura, vivirá en el Estado de México, entidad que gobernó de 2005 a 2011. Y aunque el próximo mandatario le retire la famosa pensión que han recibido históricamente los ex presidentes, el mexiquense podrá ocupar –y acaso incrementar– las finanzas personales sanas que cultivó durante su estancia en Los Pinos.

Fuente: Sin Embargo

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar