Las malas lenguas

10 millones por cada muerto

10 millones por cada muerto

Dicen las malas lenguas que de nueva cuenta la solicitud de ser indemnizados los afectados por la explosión de Tlahuelilpan ha comenzado a causar divisiones entre la población del país.

Sobre ello dicen los pobladores del pequeño poblado del Estado de Hidalgo que no eran huachicoleros los que murieron en la explosión, pero al momento de tomar un bidón, una garrafa e ir a robar gasolina, se convirtieron en huachicoleros. Ahora piden una indemnización al gobierno de López Obrador.

Pero miles de pobladores de la zona no sufrieron ningún rasguño, miles ni siquiera se intoxicaron con el olor de la gasolina, miles se quedaron en su casa y no salieron corriendo al saqueo de gasolina y eso también se debe de mencionar.

Según los familiares de muertos y lesionados se organizan para exigir Indemnización al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, 10 millones por cada fallecido y 5 millones por cada herido.

¿Quién tiene la culpa de la desgracia? ¿Los gobiernos anteriores? ¿El gobierno actual? ¿La suerte? ¿O los que, no siendo huachicoleros, corrieron por un poco de gasolina que para consumo propio?

Para miles de personas resulta paradójico que las familias de los lesionados o incluso fallecidos pidan un pago para compensar su pérdida, argumentando que “las autoridades, los militares estaban ahí y no hicieron nada para impedir el paso de sus familiares”.

Lo lamentable del caso es que día a día suman más víctimas fatales y se desconoce la suerte de decenas de desaparecidos.

Los habitantes de Tlahuelilpan se dicen víctimas y no culpables de lo ocurrido. Ni modo ya los mordió la víbora.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar